El Estrés vs. Vida Moderna

El Estrés vs. Vida Moderna

octubre 6, 2017 Sin categoría 0

Es interesante reflexionar sobre los factores culturales que llevan a los mexicanos a encabezar la lista de personas estresadas en el mundo, solemos fomentar la idea de que los “godinez” que se respetan trabajan de 8 de la mañana a 8 de la noche, 6 días a la semana o en los casos más extremos 7, a esto le sumamos un mal sueldo, combinado con una mala alimentación y periodos de insomnio. Esta es la receta para el desastre que tiene al país en los primeros lugares de obesidad adulta e infantil, junto con un sistema de salud que no se da abasto para atender a sus pacientes. Lo cual nos lleva a preguntarnos: ¿Está todo perdido o podemos hacer algo por nuestra situación personal y la situación del país?

Para empezar a contestar esta pregunta es importante entender qué es lo que le sucede al cuerpo al experimentar estrés.

| En su origen la respuesta de estrés es un mecanismo biológico que tiene como función proteger al individuo de factores peligrosos externos.|

Esta respuesta se da en el cerebro y produce alteraciones en el cuerpo; al detectar una situación de alarma el cuerpo se prepara para luchar o para huir. Esta es una respuesta del sistema nervioso autónomo que en cuestión de segundos modifica las funciones de algunos órganos del cuerpo para no morir frente a la adversidad. Para que sea más claro podemos ver lo anterior en un ejemplo: en la prehistoria cuando una persona enfrentaba a un mamut o a un tigre, su sistema nervioso autónomo emitía una respuesta biológica que le permitía huir del tigre o pelear con el mamut. Esta respuesta física involucra: un aumento de la presión arterial, incremento de la fuerza muscular, incremento de la concentración de la glucosa sanguínea, incremento de flujo sanguíneo hacia los músculos activos junto con una disminución de flujo sanguíneo hacia el sistema digestivo y otros órganos no prioritarios. Cuando la amenaza es superada el individuo regresa a la normalidad y las funciones biológicas también. El detalle aquí es que ya no vivimos en la prehistoria, somos individuos modernos viviendo vidas modernas y los mamuts ya solo existen en los museos.

Hoy en día vivimos el estrés desde otra perspectiva, el estrés ya no tiene forma de tigre dientes de sable, ahora es el tráfico eterno de la ciudad, los impuestos a pagar cada fin de mes, tu renta, las colegiaturas de tus hijos, tu jefe que está de malas TODOS los días porque su esposa lo dejó por uno menos calvo, etc. La CDMX bien podría ser nombrada la capital mundial del estrés.

 

Desafortunadamente el hecho de que la adversidad sea distinta no hace distinta la respuesta del cuerpo. Cada vez que experimentas estrés  por las colegiaturas de tus hijos o por el tráfico, la sangre abandona tu intestino y se va a los músculos que necesitas para pelear o correr. Esto hace que el sistema digestivo no pueda trabajar correctamente y tu comida tarde más tiempo en ser procesada, retrasando la llegada de nutrientes y energía a tu cuerpo. Esto produce una  sensación de cansancio y pesadez constante.

Éste es el inicio de la mayoría de los problemas de las personas que trabajan en la CDMX. El Dr. Bruce Lipton, experto en biología celular, señala que el 1% de los problemas de salud son debido a una mala herencia genética, mientras que el 99% restante se deben al estrés cotidiano.

Graciosamente la ciencia moderna aún no tiene una buena respuesta para el estrés, a pesar de ser la gran epidemia moderna, la medicina aun no logran dar una cura aceptable. Los tratamientos más comunes son pastillas para el insomnio y laxantes para los estreñidos. Pero no se tiene una solución de fondo. Dado que lo moderno no puede proporcionar una solución vale la pena mirar hacia la sabiduría del pasado.

|Uno de los grandes maestros de Yoga solía decir “Si todo el mundo practicara yoga, las farmacias tendrían que cerrar.” (BKS Iyengar). Las respuestas para muchos de los males modernos pueden encontrarse en disciplinas como  Yoga, Qi Gong, Mindfulness y otras técnicas de meditación.|

En mi experiencia como maestra de yoga, he identificado que la mayoría de los alumnos que asisten a clase por primera vez les sorprende notar que su digestión  no es tan rápida como debería. Particularmente después de una clase llena de torsiones la gente encuentra que había mucha comida atorada en su sistema digestivo. Los expertos en Medicina Tradicional China incluso recomiendan realizar un masaje intestinal diario, con el fin de mantener al cuerpo en un estado óptimo que le permita conservar un buen estado de salud. Solemos subestimar la importancia de este tipo de ejercicios, y vamos resignados por la vida con el intestino inflamado, abotonando los pantalones debajo de la barriga, haciendo a los demás temer por sus vidas al morir de un botonazo inesperado. 

Así como es evidente la relación entre los problemas digestivos y el estrés, así también se pueden dibujar las líneas de conexión entre el 99% de nuestros males y el estrés que experimentamos en lo cotidiano. La solución podría ser sencillamente un “pues ya no te estreses” pero en realidad esa es una frase cruel, si no se acompaña de algo más profundo. Dado que la respuesta de estrés es algo natural se necesita una mejor estrategia para controlarlo, o por lo menos minimizar los daños que genera en el cuerpo. Si la respuesta de estrés se genera en el cerebro la solución más obvia sería controlar nuestros pensamientos, lo cual suena excesivamente fácil, pero el desafío puede ser más complicado de lo que imaginamos. Aprender a controlar la mente requiere de práctica, disciplina y paciencia. Técnicas de respiración y de atención plena podrían ser un gran lugar para iniciar este proceso de domar la mente, como quien se entrena para ser un domador de leones. En definitiva sería aconsejable buscar un gran maestro de meditación o un gurú que nos guíe por este viaje de auto-dominio y auto-control.

Técnicas de relajación y atención plena

La segunda medida a tomar en esta encrucijada contra el estrés es aprender a minimizar los daños. Dado que el estrés retira la sangre de los órganos, practicar Yoga, Tai Chi o Qi Gong puede ayudarnos a revertir los procesos que dañan al cuerpo. Regresando el organismo a su estado de relajación natural, donde puede reposar y sanar. Lo más importante en este aspecto sería aprender a hacer tiempo para uno mismo, dado que, normalmente somos nuestra última prioridad. Entender que necesitamos hacer espacio para asistir a una clase de meditación o Yoga o Qi Gong, o simplemente caminar en silencio por un parque practicando una respiración consciente y profunda. Crear espacios de calma donde podemos des-estresarnos es de vital importancia para perder el primer lugar en la lista de países que sufren de estrés, mejorando nuestra calidad de vida y la de los que nos rodean.

Namaste.

M.H.

Bibliografía:

  • Estrés Laboral:

http://www.estreslaboral.info/estres-laboral-en-mexico.html (google) recuperado el 29 de junio de 2017

  • Revista de Divulgación Científica y Tecnológica de la Universidad de Veracruz:  

https://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol25num1/articulos/luchar/  google) recuperado el 29 de junio de 2017

  • Dr. Bruce Lipton, “La biología de la creencia”

https://detenganlavacuna.files.wordpress.com/2010/09/la-biologia-de-la-creencia-dr-bruce-h-lipton.pdf (google) recuperado el 29 de junio de 2017

 

Recuerda que puedes apoyarnos donando 🙂